La Comuni贸n con lo diferente

La Comuni贸n con lo diferente

9 de octubre de 2013 a las 10:52

La comuni贸n con lo diferente. Prepararnos para comulgar en serio

聽Leonardo Belderrain (Argentina)

鈥淪贸lo se es Iglesia cuando hay entrega rec铆proca y no hay temor por lo diferente. Koinonia聽 (desde el descubrimiento de la comunidad聽 hacia lo personal)聽 y 聽diacon铆a聽聽聽 (desde el servicio personal hacia todo聽 lo de la comunidad).

La iglesia de Jes煤s 驴naci贸 de un gran amor de El con los doce o de un gran fracaso? La聽 traici贸n y la baja contenci贸n despu茅s de su muerte 驴les hizo pensar una divinidad tan sublimada, propia de los que quieren erigirse y perpetuarse en un poder curiosamente combatido por Jes煤s? 驴Nacimos de una gran historia de amor o de un gran resentimiento? Pareciera que algunos cristianos act煤an f贸bicamente frente a sus miedos y sus n煤cleos vergonzantes, ora est茅n en grupos 鈥渃arism谩ticos鈥(paulino), ora est茅n muy afianzados en lo institucional (petrino)

JUAN ARIAS nos dec铆a hace poco en Redes Cristianas: 驴Por qu茅 la Iglesia teme a los diferentes?

A la jerarqu铆a cat贸lica le da miedo todo lo que salga del orden por ella trazado en la liturgia, la fe, la familia, el sexo. Sin embargo, el profeta de Nazareth en el que se inspira fue un ser distinto, un heterodoxo Con el papa Benedicto XVI, para algunos el miedo de la Iglesia cat贸lica hacia los diferentes se ha agudizado. Se estudian incluso nuevas formas de castigo a los sacerdotes que se casen civilmente. A Roma le da miedo todo lo distinto, los que disienten de las r铆gidas normas de conducta por ella trazadas. Teme a los diferentes sexuales: gays, lesbianas, transexuales, prostitutas; a los diferentes religiosos: ateos, agn贸sticos, animistas, protestantes, jud铆os o musulmanes. Le irritan los divorciados, los sacerdotes que dejan los h谩bitos, los suicidas, los ad煤lteros, los drogadictos. Arrecia sus castigos contra todos ellos. La Iglesia diviniz贸 a Jes煤s para cubrir sus flaquezas. 脡l nunca se dijo Dios, s贸lo 鈥渉ijo del hombre鈥 Fue un antisistema. Su vida y sus dichos eran una paradoja y una contradicci贸n. Jes煤s de Nazareth, era un ser diferente, que actuaba fuera de las normas, m谩s a煤n, estaba contra las normas de su iglesia, la jud铆a, cuando consideraba que contradec铆an la libertad del hombre. Se pronunci贸 contra la ley del s谩bado, sagrada para los creyentes jud铆os; contra los sacrificios de animales en el Templo y las especulaciones econ贸micas derivadas de aquellos sacrificios. La tom贸 a latigazos contra aquellos mercaderes. A la Iglesia le da miedo todo lo que no se encuadra en el orden por ella trazado. Le gusta s贸lo la familia tradicional, y cualquier intento de b煤squeda de nuevas formas de relaci贸n humana m谩s aptas a la mentalidad del tiempo, lo censura antes de ponerlo en discusi贸n. Lo mismo ocurre con el doloroso modo de la mujer de deshacerse de una gestaci贸n que puede representar su muerte ps铆quica, social o f铆sica. Y a煤n aqu铆 la Iglesia tiene dos pesos y dos medidas, si se trata de una mujer seglar o de una religiosa. 驴Qu茅 aconseja a los responsables de las monjas que, por ejemplo, en las Misiones, son violadas y quedan embarazadas? 驴Les deja libertad para dar a luz a ese hijo? 驴Qu茅 har铆a con 茅l la religiosa a la que no podr铆a ech谩rsele de la Congregaci贸n pues hab铆a sido injustamente agredida? En lo relativo al celibato obligatorio para los sacerdotes, se trata de algo realmente absurdo hist贸ricamente, ya que sabemos que no s贸lo Jes煤s, los ap贸stoles y los primeros Papas estaban casados, sino tambi茅n los obispos en los primeros siglos del cristianismo. Lo 煤nico que se les ped铆a a esos obispos casados era que tuvieran una sola mujer, para dar ejemplo a los fieles. 驴Cabe mayor hipocres铆a que el caso de dos parroquias en una misma ciudad, en las que en una, el sacerdote puede estar casado porque se convirti贸 del protestantismo al catolicismo cuando ya estaba casado, y en la de al lado el cura cat贸lico, que si quiere casarse, tiene que dejar la parroquia y el sacerdocio? Al Jes煤s hombre, la Iglesia lo divinizar铆a m谩s tarde para cubrir sus flaquezas. 脡l nunca se dijo Dios, s贸lo 鈥渉ijo del hombre鈥 que en arameo significa uno como los dem谩s. Lo diviniz贸 para cubrir sus miedos, a la muerte por ejemplo: sud贸 sangre de pavor en el Huerto de los Olivos y pidi贸 a Dios que le ahorrase los horrores de la crucifixi贸n. En ninguna circunstancia de su vida fue un hombre de orden. Fue un antisistema. Su vida y sus dichos eran una paradoja y una contradicci贸n. Arremeti贸 contra la familia tradicional, algo sagrado entre los jud铆os: 鈥溌縌ui茅nes son mi madre y mis hermanos?鈥 (Lucas 13,31ss), se preguntaba. Defend铆a a las mujeres ad煤lteras (Juan 8,3ss) contra la hipocres铆a de los fariseos, y exaltaba a las prostitutas: 鈥淓llas tendr谩n un lugar mejor que vosotros en el Reino de los Cielos鈥 (Mateo 21,31). Era amigo de todos a los que el sistema y el Templo marginaba, de los considerados de mala reputaci贸n como publicanos y pecadores. Fue tachado de todo lo que puede ser acusado un diferente. Sobre todo fue considerado un endemoniado y un loco y en aquel tiempo la locura daba m谩s miedo y produc铆a m谩s rechazo que hoy. Lo consideraban loco sus mismos hermanos: 鈥渆st谩 fuera de sus cabales鈥, dec铆an de 茅l, como se lee en Marcos 3,20. Tan loco que los suyos fueron a recogerlo para llev谩rselo a casa. Tan fuera de s铆, que quisieron despe帽arle. Llegaron hasta a apedrearle, algo muy serio en aquel tiempo si se piensa que la pena de muerte m谩s conocida entre los jud铆os era la lapidaci贸n o apedreamiento. La muerte en la cruz no era jud铆a, era romana. La Iglesia ha tenido y sigue teniendo miedo del Jes煤s hombre. Profesa que 鈥渟e encarn贸鈥, que naci贸 de una mujer, que tuvo todas las pasiones humanas, pero en realidad, cubre su humanidad con un tupido velo divino, para alejarlo de los hombres. Para los de su tiempo, Jes煤s era un profeta loco, que hab铆a salido de una aldea insignificante, como Nazareth, cuyo nombre ni aparec铆a en los mapas de aquellos tiempos, que no ten铆a miedo al poder al que m谩s bien desafiaba. Al rey Herodes, que le mand贸 un aviso para que dejase de predicar, le respondi贸 llam谩ndolo 鈥渮orra鈥. Lo desobedeci贸. Jes煤s no era un diplom谩tico, ni hombre de medias tintas. Ten铆a alergia a la hipocres铆a y a la violencia. No condenaba, salvaba. No soportaba a los que juzgaban a los dem谩s. Lo perdonaba todo. Sufr铆a viendo sufrir. Curaba las enfermedades. No ten铆a miedo de la alegr铆a, de la felicidad, ni del sexo. Multiplic贸 el vino en las Bodas de Cana谩 para que siguiera corriendo la fiesta. No dejaba ayunar a sus ap贸stoles. Com铆a y beb铆a en las mesas de los ricos fariseos, aunque personalmente era pobre, sin casa y a veces sin qu茅 comer. Era un inconformista. 驴C贸mo encajar este perfil del hombre-Jes煤s, un verdadero diferente en su sociedad, en la Iglesia cat贸lica, que aparece cada d铆a m谩s lejana de sus or铆genes, con sus condenas, con sus alergias a todo lo que no comulga con ella, con sus aversiones al sexo, con su miedo a los que no piensan como ella, con su arrogancia de creerse la 煤nica fe verdadera? Algunas Iglesias consideran que los Evangelios han sido inspirados por Dios, pero en la pr谩ctica les temen. Quiz谩s por ello, poco a poco, los han ido endulzando, tergiversando o sustituyendo por la teolog铆a, por el derecho, por los catecismos, por las enc铆clicas, por las bulas, por millones de decretos, generalmente de condenas. Hasta a Francisco de As铆s, el santo m谩s parecido al profeta de Nazareth, que no quer铆a para sus disc铆pulos m谩s reglas que las que est谩n escritas en los Evangelios, le oblig贸 el Papa de entonces a sintonizar con la Iglesia oficial de Roma. Le oblig贸 a escribir una Constituci贸n para su nueva Orden. A la Iglesia nunca le han bastado los Evangelios. A una autora de libros de poes铆a, la invitaron una Navidad a ir a visitar un manicomio femenino de R铆o de Janeiro. Colocaron una mesita con sus libros para que los locos pudieran abrirlos y leer algunos de sus versos. Le pusieron a una enfermera de protecci贸n. No hizo falta. La poes铆a fue su mejor calmante aquel d铆a. Una esquizofr茅nica, tras haber le铆do uno de sus poemas se le acerc贸 y le dijo: 鈥淒ime la verdad, t煤 tienes que ser una loca como nosotras para poder escribir estas cosas鈥. Existe la locura del arte, la locura de la ciencia, la locura de la pasi贸n amorosa, la locura por las aventuras, la dura locura de la mente. La de Jes煤s era la locura por todos los marginales, por los diferentes y sus debilidades. 驴Y la locura de la Iglesia? Tendr铆a que ver con el, 煤nico criterio por el cual, seg煤n Jes煤s, todos seremos juzgados tuve hambre y me diste de comer tuve preso y enfermo y me visitaste . En Argentina, si uno se vincula a los cristianos que todav铆a leen a te贸logos de la liberaci贸n, observar谩 que ellos jam谩s ver谩n con buenos ojos la actividad financiera o lucrativa de los cristianos vinculados con la vida empresarial, mucho m谩s si vienen de empresas 鈥渢op鈥. Los grupos vinculados al poder, como 鈥淥pus Dei鈥, podr谩n tratar temas empresariales vinculados a un sano- insano crecimiento econ贸mico, pero no se interesar谩n realmente por los pobres, y su sensibilidad para los grandes cambios sociales o la inclusi贸n de g茅nero no ser谩n lo m谩s importante. La aceptaci贸n de lo diferente est谩 tanto arriba, en las c煤pulas, como聽 en la base.

En las comunidades cristianas es muy dif铆cil, pero la fuerza del Esp铆ritu siempre obliga a abrazar lo opuesto y asumir cr铆ticamente lo distinto. Esto; 驴lo hacen bien los cristianos de base, y mal las personas vinculadas a lo institucional? En los dos casos, deber铆amos desactivar nuestros miedos y trabajar nuestras sombras. Salir del 煤tero en el que nos hemos encerrado e interactuar con los diferentes.聽Lo que odiamos en los dem谩s es muchas veces lo que m谩s nos molesta de nosotros mismos. La Iglesia que vive la plenitud del聽 Esp铆ritu es la que no se encierra en lo homog茅neo, sino que sale a buscar lo distinto. Cuando una persona o agrupaci贸n tiene mucha autoestima o energ铆a interna,聽 logra mucha fuerza, decisi贸n, claridad de objetivos, etc., desde el punto de vista de esa persona o grupo. Pero es altamente probable que, a su vez, genere resistencias en otras personas o grupos de diferente origen, pensamiento, cultura. Los psic贸logos sociales suelen decir que para mejorar la energ铆a relacional y mantener toda la energ铆a interna, personal o grupal, se debe mirar al otro, al diferente y ejercitar toda la聽 posibilidad de relaci贸n amorosa. S贸lo as铆 se sana la tendencia de hacer 煤teros fundamentalistas con lo que ayer fue contenci贸n. Es probable que desde la locura de Jes煤s, que origin贸 el cristianismo, hasta la fecha, hubiera un proceso de instalaci贸n, de enorme autosuficiencia en la estructura eclesial y de p茅rdida de locura santa, que se manifiesta en el amor al diferente.

 

Norberto Saracco, dec铆a 鈥淪eguimos teniendo una pastoral de la familia Ingalls, que no existe, seguimos hablando del culto familiar, pap谩, mam谩, tomando caf茅 al lado de la chimenea. Esa familia no existe y no hemos desarrollado una pastoral para la familia Simpson. 驴No ser谩 que las comunidades cristianas no pueden ver por donde pasan sus resentimientos, y as铆 se abroquelan desde donde se sienten fuertes? Lo que pretende encarnar el Budismo, es que uno es su propio maestro y que a lo sumo debe interiorizar las sugerencias del maestro, pero no se coloca el saber en un otro superior. En esto nos pueden aventajar los budistas y ser m谩s cristianos que nosotros. Todos tenemos una imagen de nosotros mismos que se va armando en nuestro desarrollo y que luego conforma nuestra autoestima y crea o construye nuestro lugar en el mundo. Encontramos una raz贸n para ser amados y desde ah铆 constru铆mos nuestra identidad. Cuando nuestra imagen聽 fue da帽ada, se genera en nosotros un estado de resentimiento. Cuando alguien dice o hace algo que nos da帽a, en realidad da帽贸 esa imagen que tenemos de nosotros mismos. Todos debemos tener la capacidad de salir del estado de resentimiento cuando nos da帽an. Es un estado en el que todos podemos caer y debemos aprender a salir r谩pido de 茅l. Para eso es importante tener la lealtad de comprenderse a s铆 mismo. Esto significa que debemos ser capaces de estar en di谩logo con uno mismo sobre las cosas que sentimos ,y sobre nuestra vida emocional con los otros que nos rodean. En realidad, tenemos una mala ubicaci贸n en nuestro mundo; sentimos que no es como nosotros quisi茅ramos o que la gente no cumple con las cosas como聽 debiera. Ese rasgo negativo de la personalidad nos va generando un da帽o a nosotros mismos, y es el caso del que se ve en una botella media vac铆a o casi llena. Esto genera efectos dentro del hombre y afuera de 茅l; se mira con resentimiento y aparecen las 鈥渕alas ondas鈥 con sus secuelas en todos los aspectos interiores :el alma, el cuerpo, las enfermedades, el bajo nivel de optimismo y alegr铆a. Hay gente que alimenta el resentimiento ajeno, por ejemplo aconsejando o diciendo palabras que agudizan el resentimiento de otros. Esto se puede ver en cristianos del Opus Dei, de la Teolog铆a de la Liberaci贸n, del Vaticano o pentecostales. Existe una necesidad hasta biol贸gica del hombre de ser bueno y de vivir en paz.

Son las tendencias del 鈥渆ros鈥 las que construyen la vida y las de 鈥渢anatos鈥 las que desorganizan y destruyen con la muerte. Si siembras paz recoger谩s paz. Todos somos capaces de hacernos y de hacer da帽o; lo importante es que, estando en paz, podremos evitarlo. Como dice una frase hind煤 鈥渆l coraz贸n en paz ve una fiesta en todas las aldeas鈥 El resentimiento genera el hecho de la ceguera, porque no se puede pensar por la intensidad de las emociones vivenciadas y se pierde la capacidad de reflexi贸n acerca de lo que se dice y hace. Quiz谩s por eso el esp铆ritu suscite en diversas 茅pocas carismas que ayudan a la Iglesia a superar fobias e ir al encuentro con lo diferente.

Hay dos teolg铆as que favorecen esta apertura: una que va al distinto por compasi贸n y beneficencia desde su superioridad espiritual, y la otra que cree m谩s en el Cristo recapitulador, que considera que s贸lo nos sanamos y salvamos cuando entramos en verdadera comuni贸n con todos los hombres de buena voluntad desde un amor mas de necesidad que de compasi贸n.

Salir de nuestros 煤teros, ora petrinos, ora paulinos, servir谩 en todas las 茅pocas para que la Iglesia pueda desaparecer como superestructura, y ser mas familia ayudando a construir con los hombres de buena voluntad la familia humana.

Capilla Santa Elena, Parque Pereyra Iraola.聽Leonardobelderrain@gmail.com.ar

Pregunta para trabajar con tu comunidad

驴Como va tu comuni贸n con lo diferente: en tu familia, en tu trabajo, en tu capilla?